Los ocho tipos de personalidad de Carl Jung es una de las teorías más influyentes de la historia de la Psicología, te lo contamos todo en este artículo.

Hablar de Psicología es hablar inevitablemente del padre de la Psicología Analítica, también conocida como Psicología profunda, Carl Jung. Uno de las grandes mentes de la Psicología y creador de numerosos conceptos e ideas que hoy en día seguimos utilizando como los arquetipos, complejos o el inconsciente colectivo.

Fue discípulo de Sigmund Freud al que conoció en 1907, aunque la relación acabó deteriorándose en 1913 por ideas contrapuestas sobre la importancia del trauma sexual en el concepto de la represión. Tres años más tarde comenzó a elaborar sus conocidas teorías y a dar forma a la rama de la Psicología Analítica.

Los ocho tipos de personalidad de Carl Jung

Una de las teorías más conocidas es la de los ocho tipos de personalidad de Carl Jung. Los conceptos extrovertido e introvertido fueron acuñados por el psiquiatra y éstos abren la puerta a los ocho tipos de personalidad junto a las funciones racionales (sentir y pensar) y las irracionales (percibir e intuir).

Cuando hablamos de introversión o extroversión lo solemos hacer atendiendo al modo en el que se relacionan las personas en sociedad, sin embargo, Jung explico estos términos atendiendo al modo en el que las personas se relacionan con fenómenos subjetivos, como la imaginación o el pensamiento, y la realidad externa.

Define a las personas introvertidas como tímidas, cuya atención y su energía se enfoca hacia su interior, sus propios pensamientos y estados internos. Son personas que podrás ver “soñando despiertas”, fantaseando, explorando en su propia mente sobre temas reales o imaginarios. Por otro lado, los extrovertidos son personas que buscan la multitud y cuya energía se focaliza al exterior, hacia la gente y hacia las experiencias del mundo externo reales y tangibles.

De estas dos premisas, junto con las cuatro funciones psicológicas que nos definen (pensar, sentir, percibir e intuir) nacieron los ocho tipos de personalidad:

Pensamiento-introvertido: se interesa en las ideas y en la realidad interior, presta poca atención a los hechos y a las personas.  Se muestran interesadas en pensamientos abstractos, reflexiones, teorías filosóficas y modos de ver la vida.

Sentimental-introvertido: es una persona ligeramente reservada, aunque simpática y sociable con amigos cercanos. Tienden a no mostrar su afecto o su apego, aunque no tienen dificultad para crear vínculos afectivos.

Sensación-introvertido: se centra en las sensaciones subjetivas expresadas a través de sensaciones corporales, utiliza mucho sus sentidos y se centra en ellos. Encajan dentro de este perfil los músicos, artesanos, etc.

Intuición-introvertido: su interés se centra en el futuro, son soñadores y dejan el presente en un segundo plano, muestra desapego por lo que está pasando en el ahora y se sumergen en sus fantasías futuras.

Pensamiento extravertido: definen sus ideas y pensamientos a través de la realidad que muestra el exterior, son personas que les cuesta cambiar de opinión dado que su atención está centrada en los hechos tangibles.

Sentimental-extravertido: personas con un gran nivel de empatía, facilidad para conectar y disfrutar con los demás. Según Jung, tienen grandes habilidades sociales innatas (inteligencia interpersonal) pero dificultades en cuento a la inteligencia intrapersonal (mirar hacia dentro de uno mismo).

Sensación-extravertida: son dadas a buscar el placer en lo externo y vivir experiencias que les hagan sentir sensaciones fuertes a través de la interacción con personas y en entornos nuevos.

Intuición-extraversión: emprendedor y dado a la acción continuamente. Es una persona aventurera, carismáticos y tienden a entusiasmar a todo su entorno con sus ideas y mentalidad.

¿Podemos utilizar esta clasificación?

Pese a la importancia y expansión de los conceptos de introversión y extraversión, el método de Carl Jung dista mucho de la Psicología científica de la actualidad. Sin embargo, esta clasificación sí que fue determinante para la creación del Indicador Myers-Briggs (MBTI) muy utilizado en los campos de la pedagogía y la empresa. Hoy en día esta clasificación resulta más un referente filosófico que un instrumento de medida en la Psicología.

Pin It on Pinterest

Share This