El Síndrome de Down a pesar de ser un trastorno que casi todo el mundo “conoce”, todavía circulan mitos y leyendas, falsas creencias que estigmatizan a las personas que nacen bajo esta condición. En este artículo vamos a ver algunas de esas falsas creencias y desmontaremos algunos mitos sobre el Síndrome de Down.

Este síndrome es la causa más frecuente de discapacidad intelectual, su incidencia es de un caso por 800-1.000 nacimientos. Lo descubrió el Dr. John Langdon Down en 1866, aunque no fue hasta 1959 cuando el Dr. Jerome Lejuene descubrió su causa.

Origen del Síndrome de Down

El origen de la mayoría de los casos lo encontramos en un cromosoma del par 21 de más. Este exceso cromosómico afecta a distintas funciones y órganos en los que está implicado el cromosoma 21, afectando desde la apariencia física, hasta alteraciones cognitiva, intelectuales, psicomotrices y sensoriales. Por ello, el tratamiento debe abordarse desde diferentes perspectivas a través de una visión multidisciplinar.

Mitos sobre el Síndrome de Down

Las personas con Síndrome de Down son todas iguales: como se ha explicado antes, el exceso del cromosoma 21 afecta a distintos ámbitos y cada persona le afecta de una manera distinta. De la misma manera cada persona podrá hacer distintas cosas dependiendo de su nivel de afección. Desde que se diagnostica cada persona recibirá un tratamiento individualizado y multidisciplinar (terapia física, ocupacional, psicomotricidad, logopedia, etc.) con el fin de que potencia sus capacidades y fomente su autonomía.

Siempre están alegres y cariñosos: como todos los demás, ellos sienten un gran repertorio emocional y porque tenga Síndrome de Down no significa que tenga que abrazarte o besarte o mostrarte un cariño excesivo.

Nacen de padres mayores: Si bien es cierto que el riesgo de tener un hijo con Síndrome de Down aumenta a medida que aumenta la edad de la madre, no todos los niños nacidos con este síndrome han tenido padres mayores.

Todos presentan un retraso mental severo. Hace unos años la educación académica era impensable para estos niños, sin embargo se ha demostrado que la estimulación de las capacidades potenciales y la intervención en Atención Temprana ha logrado elevar su CI. De hecho, casi todas las personas afectadas presentan un retraso mental de leve a moderado, solo una minoría tiene un retraso mental profundo.

Las personas con Síndrome de Down serán personas dependientes toda su vida. Hace unos años se pensaba que estas personas no podrían acceder nunca a un empleo. Sin embargo, desde actualmente es de sobra conocido la capacidad que tienen la mayoría de ellos para realizar trabajos e integrarse en el proceso productivo, siempre teniendo en cuenta su grado de capacidad. Hoy en día son muchas las personas que se emancipan y viven solos y con elevada autonomía.

Las personas con síndrome de Down muere jóvenes. Si bien es cierto que su esperanza de vida es menor, actualmente está en aumento. En países donde se desarrollan programas de salud y atención temprana su esperanzan de vida se sitúa ya por encima de los 60 años. Aun así, envejecen antes y cuando se hacen mayores tienen más probabilidades de padecer Alzheimer.

El Síndrome de Down es hereditario. Sólo existe una circunstancia en la cual el síndrome de Down viene dada por herencia de los progenitores, el causado por una translocación y corresponde aproximadamente al 1% de los casos. En este caso, el cromosoma 21 de uno de los dos progenitores en lugar de estar libro se presenta unido a otro, normalmente el cromosoma 14. Cuando el padre o madre a porta ese 14+21 y, además deja libre el 21, su hijo nacerá con el síndrome de Down por herencia.

No pueden aprender. Su cerebro tienen menor contenido neronal y menores sinapsis, lo que determina un aprendizaje más lento, pero no inexistente. Su cerebro se mantiene toda la vida en constante evolución siempre que se vaya estimulando de la manera adecuada.

Como ves todavía existen muchos mitos sobre el Síndrome de Down circulando por la sociedad y sólo a través de la difusión y educación de este trastorno se podrá desestigmatizar la enfermedad y hacer real y muy posible la inserción social y laboral de las personas con Síndrome de Down.

 

RelatedPost

Pin It on Pinterest

Share This